Pomada para cicatrices

Hola de nuevo. En esta ocasión os dejo con un nuevo producto… y es que este mundo es tan amplio que con unos cuantos aceites y plantas podemos hacer muchísimas combinaciones distintas.
Me pidieron una crema para cicatrices y tuve que afrontar el reto!! Después de mucho leer, investigar y preguntar decidí que era mejor una pomada o ungüento que una crema: la fase acuosa podría hidratar la cicatriz formando un tapón plaquetario o pus. Así que descarté mi idea de utilizar aloe vera en la fase acuosa de la crema y me decanté por una formulación solamente grasa. Quise poner varios aceites cicatrizantes y regenerantes, y este fue el resultado:
(en esta ocasión, todo en gramos)
6 rosa mosqueta
6 karité
6 argán
6 ricino
6 aguacate
6 almendras
12 oliva+hipérico
8.1 cera de abejas (15% del peso total de los aceites)
2 vitamina E
Aaee: 1 gota de bergamota, 2 de lavanda, 2 de árbol del té y 2 de incienso.
Si queréis usar aloe vera, mejor hacedlo cuando la pomada se haya absorbido bien y mucho antes de aplicártela (para que no se junten ambas sustancias).
No me voy sin antes recordar que esta pomada no debe ser aplicada si la piel se va a exponer al sol, pues la rosa mosqueta, el hipérico y la bergamota son fotosensibles. Esto quiere decir que si te da el sol pueden salirte manchas en esa zona.
Y por último, aconsejo aplicar la pomada unas 2-3 veces diarias para potenciar así los efectos y acelerar el proceso de cicatrización.
Y así quedó…
Ahora solo falta ser constante en su aplicación y esperar que dé resultado.